La evolución de los logotipos

La primera información que obtenemos de una empresa, es aquella que nuestros ojos captan al observar su logotipo, es por eso que es muy importante que su logotipo, sea capaz hacer que nuestro cerebro lo recuerde con facilidad. Algo que, es muy fácil de decir, pero no tanto de hacer, ya que en la era de la información crear un logo que no se parezca a nada de lo que hayamos visto hasta ahora es casi imposible.

Y lo es, porque vivimos en un mundo en el que estamos expuestos de forma permanente a los logotipos que están en nuestros electrodomésticos, la comida que forma parte de la despensa, en las marquesinas de los autobuses…etc.

En este mundo tan visual, en el que todo se mueve a una velocidad increíble, es imprescindible que un logo sea capaz poder representar a una marca sin quedarse anticuado al poco tiempo de crearse y por supuesto, al que se le pueda ir realizando modificaciones a lo largo de los años sin que pierda ni un ápice de su representabilidad.

Logotipos antiguos

¿Cómo han ido evolucionando los logotipos en el tiempo?

A pesar de que se suele asociar a los logotipos como algo moderno, lo cierto es que estos existen desde hace dos siglos. Eso sí, no eran tan importantes como ahora, ya que antaño tan solo servían para señalizar que ese producto había sido creado por sus creadores.

Una tendencia que como muy bien se puede observar ha cambiado con el paso del tiempo, obligando aquellos viejos logotipos a evolucionar para dar una imagen XXX mucho más moderna o a transformarse completamente tras unirse con otra compañía.

Esta evolución del diseño de los logotipos y la imagen corporativa de la marca debe ir más allá de una simple moda y ser capaz de ir siempre por delante de sus competidoras. Si las demás empresas cambian de imagen y la más importante del sector no lo hace, puede dar la impresión de que hay algo que no funciona correctamente.

Cambiar no tiene que ser algo malo, siempre que este cambio se produzca con sentido y no se haga rediseño que desdibuje por completo la imagen que la gente tiene de esa marca. Si se desea actualizar el logotipo de una empresa, lo mejor que puede hacerse es ir introduciendo pequeños cambios a lo largo del tiempo. De esta manera, los clientes de esa marca tienen tiempo de acostumbrarse a esta nueva imagen y son menos reacios a aceptar su evolución en el tiempo.

¿Por qué importa tanto la opinión de los clientes en este aspecto? Porque de ellos depende que otras personas se acerquen o alejen de una marca. Si los cambios introducidos en el logotipo no son del agrado del gran público, las ventas comenzarán a bajar. Por ello, multitud de empresas realizan concienzudos estudios para testear  con personas reales cuales son los cambios que más pueden gustar y cuáles deben ser desechados por su nula aceptación.

Logotipos minimalistas

¿Hacia dónde están evolucionando los logotipos?

A juzgar por los cambios realizados por las multinacionales, parece indicar que la tendencia es la crear logos que sean mucho más sencillos que los modelos que video porno les precedían. Los consumidores están cansados de ver enormes logotipos llenos de información, en los que lo menos importante parece ser el nombre de la marca. Si se quiere destacar hay que apostar por el minimalismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *